Historia del decrecimiento

De Depedia
Saltar a: navegación, buscar

La historia del decrecimiento está inspirada en formas de pensamiento previas el cual contribuyeron a gestar su aparición. Podemos vislumbrar dos grandes momentos en su etapa de conformación: los años setentas del siglo XX y el resurgimiento en Europa Latina durante el nuevo milenio. Posteriormente el decrecimiento se ha ido propagando al resto del mundo.

Gestación ideológica[editar]

Aunque el decrecimiento tiene su fundamento teórico en escritos y pensadores del siglo XX (entre los que destacan el Club de Roma y el economista Nicholas Georgescu-Roegen), el concepto es también heredero de las corrientes de pensamiento anti-industriales del siglo XIX; lideradas por Henri David Thoreau (1817-1862) en los Estados Unidos,[n. 1] Lev Tolstoï (1828-1910) en Rusia con su crítica del Estado y la importancia de la libertad individual.

En Gran Bretaña, John Ruskin y el movimiento Arts & Crafts (1819-1900) reclamaron, en plena época victoriana, la primacía del ser humano sobre la máquina y oponía la creatividad y el arte a la producción en serie.

Posteriormente se incluyó en esta crítica el fracaso de la globalización en el desarrollo del Tercer Mundo con autores como Vandana Shiva o Arturo Escobar.

Asimismo, el interés por articular lo individual y lo colectivo se hace eco de los escritos de Gandhi y su reflexión del lugar de cada persona en la sociedad. Su interpretación se acerca a la práctica de la vida sencilla: Necesitamos vivir simplemente para que otros puedan simplemente vivir. En su libro Hind Swaraj or Indian home rule realiza una crítica al desarrollo y de la noción misma de civilización, representada por Gran Bretaña y los occidentales. Gandhi muestra que cada progreso alcanzado implica una agravación de las condiciones de vida, y que la civilización occidental deja de lado la moralidad y la religión, y que crea nuevas necesidades relacionadas con el dinero imposibles de satisfacer y que aumenta por lo tanto las desigualdades.

Nacimiento del concepto[editar]

La teoría enunciada por Nicholas Georgescu-Roegen sobre la bioeconomía en su obra The Entropy law and the Economic Process (1971) forma parte de los cimientos del decrecimiento, así como las críticas a la industrialización en los años 1950, 60 y 70; de Günther Anders (La obsolescencia del hombre, 1956), Hannah Arendt (Condición del hombre moderno, 1958); o del Club de Roma, principalmente a través del Informe Meadows de 1972 que tiene como título en castellano Los límites del crecimiento o la crítica de Iván Illich en La convivencialidad (1973).

Informes del Club de Roma[editar]

En 1968, el Club de Roma encarga a un equipo de investigadores del Instituto Tecnológico de Massachusetts un informe para encontrar soluciones prácticas a los problemas planetarios. Este informe, publicado en 1972 y titulado Los límites del crecimiento es el primer estudio importante que indica los peligros ecológicos del crecimiento económico sin precedentes que estaba experimentando el mundo en esa época (notar que el informe se realizó antes de la crisis de 1973). Su tesis principal es que en un planeta limitado, no es posible un continuo crecimiento económico. Posteriormente hubo más informes. Sin embargo, aunque son considerados como los primeros estudios oficiales que presentaban claramente al crecimiento económico como agravante de las condiciones ecológicas planetarias, no pueden ser considerados como fundadores del decrecimiento, pues las tesis del crecimiento sostenible también se apoyan en ellos. En un debate en París en 1972 sobre el Informe Meadows, con intervenciones de Sicco Mansholt, Herbert Marcuse, Edgar Morin, Edward Goldsmith (Le Nouvel Observateur, n. 397, junio 1972), Michel Bosquet (es decir, Andre Gorz) introdujo explícitamente la idea de "decroissance" (decrecimiento) preguntando si era compatible con el capitalismo.

Tesis de Nicholas Georgescu-Roegen[editar]

El matemático y economista Nicholas Georgescu-Roegen es considerado por algunos como el padre del decrecimiento: en 1971 publica la obra The Entropy Law and the Economic Process. Él estima que el modelo económico neoclásico no tiene en cuenta el principio de degradación de la energía y la materia (es decir, el Segundo Principio de la Termodinámica, por el que la entropía en el universo sólo puede aumentar con el tiempo). Por lo tanto, introduce la entropía en sus análisis. Así, asocia a cada flujo económico, de materia y de energía una entropía que al aumentar, significa pérdida de recursos útiles. Por ejemplo, las materias primas empleadas para construir un ordenador son fragmentadas y diseminadas por todo el planeta, siendo prácticamente imposible reconstituir los minerales originales. En cuanto a la energía empleada para fabricar los componentes, se ha disipado para siempre.[1]

Expansión del movimiento[editar]

Desde sus comienzos Europa latina ha sido importante epicentro ideológico de este movimiento.
Serge Latouche, célebre ideólogo y divulgador del decrecimiento.

Europa latina[editar]

Auge en Francia[editar]

El decrecimiento comienza a tomar gran fuerza en Francia durante los años noventa, donde teóricos como Serge Latouche, Vincent Cheynet o François Schneider aportan para su desarrollo. Se realizan publicaciones importantes que han marcado hitos sobre el decrecimiento como los artículos publicados en la revista Silence en 1993 y 2002, el periódico semanal La Décroissance que ha alcanzado una tirada de 50.000 ejemplares, y el libro Objetivo decrecimiento de 2003. En ese mismo año se crea el Instituto de Estudios Económicos por el Decrecimiento Sustentable, del que es presidente Serge Latouche, el ideólogo actual del decrecimiento más reconocido. Otros acontecimientos importantes son el encuentro en París de la asociación Ligne d’Horizon en 2002 llamado "Deshacer el Desarrollo, Rehacer el Mundo" y la conformación de un nuevo partido político llamado PPLD (Partido por el Decrecimiento) con miras a las elecciones parlamentarias.[2] Durante 2008 se organizó la primera conferencia internacional sobre decrecimiento económico para la sostenibilidad ecológica y equidad social en París, Francia.[3] Un año antes, Alain de Benoist, teórico de la Nueva Cultura, publicó Demain le decroissance! Penser l´ecologie jusqu´au bout, traducido al español por Ernesto Milá y publicado por Ediciones Identidad.

Número de la revista El Ecologista de primavera del 2010 en que se trataba el tema del decrecimiento.

Italia y España[editar]

En Italia el movimiento toma fuerza tras la publicación de La decrescita y a través del resto de los países Europeos por medio de movimientos sociales como organizaciones de trueque y cooperativas agroecológicas. En España se ha popularizado el concepto y existen numerosas organizaciones en torno al decrecimiento en todo el país, como la Entesa pel Decreixement en Cataluña, que en marzo de 2007 organizó las jornadas Desfer el Creixement, Refer el Món.[2]

En España, Agustín López Tobajas, desde un punto de vista espiritualista, es precursor del decrecimiento, con la publicación en 2008 de su Manifiesto contra el progreso . También ha contribuido Ernesto Milá con su traducción del libro al respecto deAlain de Benoist.

Del 26 al 29 de marzo de 2010 se llevó a cabo la Segunda Conferencia Internacional sobre Decrecimiento Económico para la sostenibilidad ecológica y equidad social. Más de 500 participantes de más de 40 países dentro de los cuales se encontraban científicos, miembros de la sociedad civil y profesionales asistieron al evento que tuvo lugar en el edificio histórico de la Universidad de Barcelona. En conjunto con la ciudad de Montreal, Canadá, en 2012 se llevó a cabo la tercera conferencia internacional sobre decrecimiento económico para la sostenibilidad ecológica y equidad social en Venecia, Italia.[4]

Mundo anglosajón y germanohablante[editar]

Independientemente de los movimientos decrecentistas de Europa latina, desde 1986 en Estados Unidos y Canadá han existido movimientos inspirados en las visiones utópicas de Henry David Thoreau con su propia visión de la simplicidad voluntaria como el simple living, simplicity with style y el downshifting. Estos movimientos alcanzaron su máximo auge a mediados de la década de los noventa para después desacelerar su propagación.

Posteriormente, ante el surgimiento de nuevas problemáticas como el calentamiento global, la extinción masiva y el cenit del petróleo, en esta esfera cultural se empieza a adoptar el término de Degrowth derivado del término decrecimiento ya empleado en Europa Latina.[5] Al mismo tiempo, autores como Richard Heinberg o James Howard Kunstler hacen un llamamiento en importantes publicaciones a la población estadounidense sobre la necesidad del decrecimiento y la relocalización económica.

En Kinsale, Irlanda, durante 2005 surgió el movimiento propuesto por el ambientalista Rob Hopkins de las comunidades de transición. El concepto se esparció rápidamente y para septiembre de 2008 ya eran cientos de pueblos y ciudades reconocidos oficialmente como comunidades de transición en Reino Unido, Irlanda, Canadá, Australia, Nueva Zelanda, Estados Unidos, Italia y Chile.[6][7][8]

Asimismo, en abril de 2010 se celebró en Vancouver un importante encuentro con más de 300 personas alrededor del tema del decrecimiento.[9] En 2014 la Universidad de Leipzig, el grupo de investigación del DFG Postwachstumsgesellschaften de la Universidad de Jena, la red alemana para el decrecimiento Netzwerk Wachstumswende, Konzeptwerk Neue Ökonomie y Research & Degrowth Network organizaron la cuarta conferencia del decrecimiento para la sustentabilidad ecológica y la equidad social en la ciudad de Leipzig, Alemania, contando con la asistencia de alrededor de tres mil personas para su inauguración.[10][11][12]

Hispanoamérica[editar]

En Hispanoamérica también ya se ha comenzado a reconocer al movimiento decrecentista bajo el término de descrecimiento.[13] En 2009 la red ecologista autónoma de la cuenca de México (Ecocomunidades) a cargo de Miguel Valencia Mulkay y varios intelectuales organizaron el seminario «para impulsar el descrecimiento en México» con el objetivo de plantear alternativas al crecimiento acelerado de las sociedades humanas.[14]

En Venezuela, el ministro Jesse Chacon ha planteado un plan de desarrollo del país para la década 2012-2021 basado en el decrecimiento y encaminado a superar la dependencia del petróleo.[15]

Notas[editar]

  1. Desde principios de los años 90, existe en Estados Unidos y Canadá un movimiento de «desconsumo» (downshifting) como reacción al ultraconsumismo, que busca trabajar, producir, gastar y consumir menos.

Referencias[editar]

  1. Georgescu-Roegen, Nicholas (1979) (en francés). La décroissance. Entropie - Écologie - Économie. 
  2. 2,0 2,1 Gisbert Aguilar, Pepa (octubre de 1995). «[http://web.archive.org/web/http://www.ua.es/personal/fernando.ballenilla/Preocupacion/Pepa_D ecrecimiento.pdf Decrecimiento: camino a la sostenibilidad]». El Ecologista 55 (invierno 2007-2008). Archivado del original el 2 de diciembre de 2015. http://web.archive.org/web/http://www.ua.es/personal/fernando.ballenilla/Preocupacion/Pepa_D ecrecimiento.pdf. 
  3. Research and actions to consume less and share more Degrowth.org conferences
  4. Venezia 2012. 3a Conferenza internazionale sulla decrescita per la sostenibilità ecologica e l’equità sociale
  5. Derrick O'Keefe (5 May 2010) The Degrowth Movement Is Growing. TheTyee.ca Consultado el 12 de mayo de 2010
  6. «Transition Towns - Official List» (en inglés). Archivado desde el original, el 2 de diciembre de 2015.
  7. «Transition Towns WIKI :: TransitionNetwork / TransitionCommunities» (en inglés). Archivado desde el original, el 2 de diciembre de 2015.
  8. Hopkins, Rob; Lipman, Peter (febrero del 2009). Who we are and what we do. http://transitionculture.org/wp-content/uploads/who_we_are_high.pdf. Consultado el 13 de abril de 2012. 
  9. Página de la conferencia. Consultado el 12 de mayo de 2010
  10. Conferencia de Leipzig
  11. Degrowth, Conference Leipzig 2014
  12. Alrededor de 3000 personas participan en la inauguración de la conferencia decrecimiento para la sustentabilidad ecológica y la equidad social
  13. Descrecimiento en México. Consultado el 12 de mayo de 2010
  14. Luis Tamayo Pérez (22 de agosto de 2009) «Ecosofía: El decrecimiento: nuestra única posibilidad» La Jornada Morelos
  15. Jesse Chacón (21 de agosto de 2011). «Venezuela: Del desarrollismo a la política económica del decrecimiento». Grupo de investigación social siglo XXI. Consultado el 7 de diciembre de 2012. ¿Que significa esto para Venezuela?, significa comprender que nos aproximamos a un límite del tiempo histórico donde los elementos fundamentales para nuestra supervivencia y la reproducción como sociedad, son la energía, el alimento y el agua, y no las clásicas metas financieras e industriales. En consecuencia, significa profundizar la construcción y materialización de un nuevo patrón energético sostenible, superar el petróleo para la generación eléctrica, superar el petróleo para la dinamización de nuestra industria, superar el petróleo como ícono de civilización

Registro de importaciones[editar]